Exposición Benja Carreres

Conocí a Benjamín Carreres el año pasado en una exposición que hizo por ferias en San Clemente, pocos minutos antes de que fuese clausurada. Fue un breve encuentro con él y su obra, materializada a partir de objetos desechados por obsoletos por una sociedad tan consumista como la nuestra. Es en esa visión diferente de las cosas donde el artista, guiado por su instinto y ojo crítico, toma distancia del resto de los mortales, distinguiéndose por crear cosas inverosímilmente bellas con materiales en los que otros solo vemos trastos viejos y basura.

Continuar leyendo «Exposición Benja Carreres»

Patera de migrantes

Una de las obras que más me fascina de la exposición de Benja Carreres en Escalopendra, «El objeto cotidiano», es la de un pequeño bote navegando a la deriva por el hemisferio norte, convertido en tierra de promisión para cientos de miles de refugiados que huyen de la miseria.

Continuar leyendo «Patera de migrantes»

El sujeto absoluto. Historia del retrato de Aziz.

Obra de José María Albareda

No hay nada más poderoso que el rostro pintado para atrapar el tiempo; en las texturas de la piel, en los pliegues y arrugas de la cara, quedan marcadas las vicisitudes del personaje y su trayectoria temporal, es la magia que nos ha acompañado en toda una trayectoria de grandes retratos en la historia del arte. Como dice Muñoz Molina “uno de los motivos principales es que el cuadro nos enfrenta de una manera radical e inmediata al misterio más común y a la vez el más difícil, el de la identidad humana”.

Continuar leyendo «El sujeto absoluto. Historia del retrato de Aziz.»

La importancia de los matices

En estos días de lecturas intensivas, descubro una cita que por evidente y certera merece que reflexionemos sobre ella:

«Lo que se ha perdido  son los matices. No hay tiempo ni ganas para leer los análisis y la letra pequeña. Muchas personas de menos de 40 años no compran jamás un periódico porque les aburre. Y ya no hablemos de la exótica costumbre de ojear un libro.

Ello supone un retroceso cultural impresionante porque, al final, el conocimiento es la capacidad de percibir los matices, que son lo que diferencia la vulgaridad de la genialidad. Son los detalles los  que distinguen  un cuadro de Vermeer de la obra de un aficionado, o los que separan a El código Da Vinci de Crimen y castigo».

Continuar leyendo «La importancia de los matices»